Saltar al contenido

Carne roja vs pollo: ¿cuál es más saludable?

La carne es una de las principales fuentes de proteína en nuestra alimentación, pero siempre ha habido debate sobre cuál es la mejor opción en términos de salud: ¿carne roja o pollo? Mientras que algunos argumentan que la carne roja es más sabrosa y nutritiva, otros argumentan que el pollo es una opción más saludable debido a su contenido más bajo en grasas y calorías. En este artículo, analizaremos los pros y los contras de cada tipo de carne para determinar cuál es la opción más saludable para incluir en nuestra dieta.

Índice de contenido

Pollo vs Ternera: ¿Cuál es la opción más saludable?

Al momento de elegir entre pollo y ternera, muchos se preguntan cuál es la opción más saludable. Ambas carnes son ricas en proteínas, pero existen algunas diferencias que es importante tener en cuenta.

El pollo es una carne magra, es decir, contiene poca grasa. Además, es una buena fuente de vitaminas B y minerales como el selenio y el fósforo. Por otro lado, la ternera es una carne más rica en grasas saturadas y colesterol, pero también es una buena fuente de hierro y zinc.

En cuanto al contenido calórico, una porción de 100 gramos de pollo contiene alrededor de 165 calorías, mientras que la misma cantidad de ternera contiene alrededor de 250 calorías. Sin embargo, es importante tener en cuenta que esto puede variar dependiendo del corte de la carne y del modo de preparación.

En términos generales, si estás buscando una opción más saludable, el pollo puede ser una mejor elección debido a su contenido bajo en grasas y calorías. Sin embargo, esto no significa que no puedas disfrutar de la ternera de vez en cuando, siempre y cuando se consuma con moderación y se elijan cortes magros.

Descubre la carne más saludable para incluir en tu dieta

La carne es una buena fuente de proteínas y nutrientes esenciales para el cuerpo humano, pero no todas las carnes son iguales en términos de su valor nutricional. Para incluir la carne más saludable en tu dieta, debes conocer las opciones disponibles y sus beneficios para la salud.

Carnes magras

Las carnes magras son una excelente opción para aquellos que buscan reducir la ingesta de grasas saturadas. Estas carnes tienen menos del 10% de grasa y son ricas en proteínas. Algunas opciones incluyen el pollo sin piel, el pavo, el conejo y el cerdo magro. Además, estas carnes son una buena fuente de hierro y zinc.

Carnes rojas

Las carnes rojas tienen un alto contenido de proteínas, hierro y zinc, pero también pueden contener grasas saturadas y colesterol. Por lo tanto, se recomienda limitar el consumo de carnes rojas a no más de dos porciones por semana. Algunas opciones saludables son el lomo, la paleta y el solomillo.

Carnes de pescado

Las carnes de pescado son una excelente fuente de proteínas y ácidos grasos omega-3, que son beneficiosos para la salud del corazón y el cerebro. Algunas opciones saludables son el salmón, la trucha, el atún y el bacalao.

Carnes procesadas

Las carnes procesadas, como las salchichas, el tocino y el jamón, son ricas en grasas saturadas, sodio y conservantes. Se recomienda limitar su consumo y optar por opciones más saludables, como las carnes frescas.

¿Qué engorda más la carne o el pollo?

La carne y el pollo son dos alimentos ricos en proteínas y nutrientes esenciales para nuestro cuerpo. Sin embargo, es común preguntarse ¿cuál de ellos engorda más?

Lo cierto es que todo depende de la parte del animal que se consuma y de cómo se prepare. Por ejemplo, el pollo sin piel y cocido a la plancha es una excelente opción para aquellos que desean cuidar su figura, ya que contiene menos grasas saturadas y calorías que otros tipos de carne.

Pero si comparamos una porción de muslo de pollo con una porción de carne de vacuno magra, la carne de vacuno magra podría ser una mejor opción para aquellos que buscan ganar masa muscular o llevar una alimentación rica en proteínas. Además, la carne de vacuno magra es rica en hierro y vitamina B12, nutrientes esenciales para nuestro cuerpo.

Por otro lado, también es importante tener en cuenta que no todos los cortes de carne son iguales. Por ejemplo, un corte de carne graso como el rib-eye tendrá más calorías y grasas saturadas que un corte magro como el lomo. Por lo tanto, es importante leer las etiquetas de los productos y elegir los cortes más magros.

Cookies